52. Protocolo de Abdomen. El Bazo.

Después del Riñón derecho, nos vamos hacia el lado izquierdo, concretamente al Hipocondrio Izquierdo, allí encontramos el Bazo.

Es un órgano intraperitoneal.

Está en continuidad con el diafragma. Contacta con el riñón izdo. Inferiormente y con el estómago y la cola del páncreas medialmente.

La arteria esplénica se origina en el tronco celiaco.

La vena esplénica sale del bazo en el hilio y confluye con la vena mesentérica superior y forma la vena porta.

El Bazo es un órgano difícil de estudiar, cuando uno comienza a formarse en ecografía cuesta mucho ubicarlo, capturarlo, aunque sepamos su localización.Pero ¿porqué?

Hay varias razones, a saber, es un órgano subcostal, en ocasiones puede ser muy pequeño y está rodeado de mucho aire, concretamente del ángulo esplénico colónico. Si todos estos agentes se alinean en nuestra contra, encontrarlo y estudiarlo es difícil, pero se combate, como digo siempre, con técnica.

Nosotros, cuando tenemos Técnicos o Residentes de Radiología que empiezan a formarse con nuestro equipo y al principio se frustran por no poder con esta estructura, decimos siempre que al principio el Bazo es una estructura que nunca encontramos, pero que cuando lo veamos por primera vez sin ayuda, nuestra mano siempre lo va a “encontrar”…y eso, no es ni más ni menos que técnica.

Partiremos de la posición en longitudinal en línea axilar media izquierda a la altura de la 9-10 costilla y ahí buscaremos el órgano según anatomías. Hacemos cortes transverso y longitudinal.

Punto de partida. Corte Longitudinal.
Cortes.Posiciones de Sonda.

Ecográficamente es una estructura voluminosa, hiperecogénica y homogénea que no debe medir en adultos más de 12 cms. Los vasos de la estructura se verán anecoicos.

Semiología ecográfica.
Detalle del vaso.

El objetivo principalmente es observar el órgano, demostrar que no tenga patología y hacerle medidas en el corte longitudinal al menos.

Longitudinal con medidas. Observe el lector el pictograma.
Transverso. Detalle del pictograma en amarillo.

El o la paciente se debe encontrar en decúbito supino o decúbito lateral derecho, recomiendo exploración del órgano en ambas posiciones y escoger la mejor para hacer las fotos y medidas.

La estructura del Bazo hace que tanto en transverso como en longitudinal el Bazo aparece ecográficamente como una estructura que estuviese reflejada en un espejo. Mira:

En Long y en Trans como si la estructura estuviese reflejada.

La sonda en adultos será de baja frecuencia, en pediatría, depende del tamaño de la/el paciente. En neonatos y menores de 4 años más o menos, siempre podremos usar frecuencia altas.

No es un órgano al que no afecta gran cantidad de patología, pero una gran parte de esta patología que le afecta es infecciosa o de origen hematológico y puede provocar esplenomegalia, que trataremos en el siguiente post.

Para terminar os voy a comentar que estas proyecciones son útiles para estudiar posibles lesiones de la cola de Páncreas y tenemos la experiencia contrastada de hallazgos patológicos en dicha localización desde este acceso no vistos en el acceso por vía normal para el estudio del Páncreas. En estas proyecciones el la cola pancreática se ve ligeramente hiperecogénica junto al borde interno del Bazo, cerca de su hilio. En la siguiente foto te lo marco en Rojo. Esta visualización de la cola pancreática requiere más experiencia y estar habituado a la técnica.

Localización cola pancreática.

A mis alumnos Cristina y Mario, este Post, es un poco de ellos también.

 

 

48. Protocolo de Abdomen. Lóbulo Hepático Derecho.

En el Post 48 vamos a estudiar el Lóbulo Hepático Derecho y vamos a escoger una imagen de esta región anatómica hepática donde podamos ver una mayor cantidad de superficie del LHD, donde veamos diafragma y donde veamos nítidamente los márgenes y delimitaciones del LHD y su especial relación con el pulmón derecho…

La imagen que guardamos para el protocolo indicará al Radiólogo/a, si no señalamos nada, que esa parte del hígado está controlada y libre de lesiones.

Llevaremos a cabo esta exploración tanto en Decúbito Supino como en Decúbito Lateral Izquierdo, con el brazo derecho a la cabeza del paciente y en inspiración forzada. Harán falta varias inspiraciones para poder estudiar todo el área hepática derecha correctamente, siempre atentos a las capacidades de el/la paciente.

El objeto de tumbar al paciente sobre su lado izquierdo para evaluar todo el LHD se debe a una razón muy simple. El Hígado al volcar el cuerpo sobre el lado izquierdo tiende a caer mínimamente y podemos aprovechar ese mínimo movimiento para provocar una variación que nos permita estudiar los márgenes subdiafragmáticos, a menudo, inaccesibles y donde pueden ocultarse lesiones que podrían pasar desapercibidas si no efectuamos esta maniobra.

La sonda se dispondrá de igual modo que para estudiar Suprahepáticas y angularemos nuestra mano en función de las necesidades del área a estudio y de la morfología y anatomía estudiada. Nos moveremos en todo el margen del reborde costal inferior derecho para aprovechar y visualizar todo el área.

Estructura a estudio y colocación de la sonda.

Debemos repasar, escudriñar, diría yo cada rincón del hígado, tanto LHI como LHD en esta posición DLI y una vez repasado y estando seguros de no habernos dejado nada sin ver, realizar la foto y pasar a la siguiente imagen.

Nombro también aquí al LHI porque aunque haya sido estudiado pormenorizadamente con anterioridad, repasar nunca está de más y más si lo hacemos variando la posición de la/el Paciente.

Esta imagen será vital para demostrar que el ángulo costofrénico derecho esté libre de derrames pleurales, que de existir, se verían como una cuña anecoica (lo estudiaremos en su momento) y que si la exploración es normal, se verá artefactado por la normal presencia de aire en el parénquima pulmonar locorregional. Algunos derrames pleurales son visto por primera vez en este tipo de protocolo, el/la Técnico siempre alerta ante cualquier cambio respecto de la normalidad.

El Diafragma se verá como una línea hiperecogénica lineal, curva y lisa. Mucho ojo con la presencia de el Artefacto de Espejo que es tremendamente habitual en esta localización, te pongo una enlace para que puedas repasarlo.

La imagen que perseguimos es esta:

Con la correlación anatómica lo comprenderás mejor…

Obsérvese la colocación correcta de la sonda en el pictograma en amarillo.

LHD Homogéneo con sus imágenes anecoicas correspondiente a vasos hepáticos.

Pulmón Derecho, área artefactada del ángulo costofrénico derecho.

Diafragma, que es la línea hiperecogénica que separa ambos órganos.

Si no indicamos nada, ninguna medida, ni señalamos nada que nos llame la atención y que tenga que saber el/la Radiólogo/a, queremos hacerle entender que en esa zona “todo está tranquilo”…

Una exploración de dificultad intermedia por la gran cantidad de márgenes a repasar, recomiendo que aunque solo hagamos una foto, dediquemos tiempo suficiente para estar tranquilos de que hemos visto todo correctamente.

 

46. Protocolo de Abdomen. La Vesícula y Vías biliares.

La Vesícula es una de las estructuras más importantes dentro del estudio de Abdomen porque gran cantidad de estudios se van a realizar bajo la sospecha clínica de patologías que tienen que ver con esta estructura. Si bien la Vesícula es una estructura adosada al Hígado, se engloba en el estudio hepático por motivos obvios.

Conocer su anatomía y la de sus conductos nos hará comprender que es una estructura cuya participación en la digestión y en los procesos que se llevan a cabo en el abdomen superior están íntimamente relacionados e interconectados, sobre todo con el Páncreas.

La vesícula es un órgano oval en forma de saco que se divide en: Infundíbulo, Cuerpo y Fundus.

Los conductos biliares se dividen en porción intrahepática y extrahepática.

Los conductos intrahepáticos discurren  en paralelo a las venas porta

La porción extrahepática incluye el conducto hepático común, el colédoco y una porción de los conductos centrales dcho e izdo.

Me parece muy importante que conozcas este detalle de cómo “convive” la Vesícula y sus Conductos con otras estructuras colindantes como la Arteria Hepática, y la Vena Porta en el hilio hepático, porque ecográficamente son estructuras milimétricas, en ocasiones virtualmente invisibles, pero vitales.

El Colédoco es una estructura muy importante, también se la conoce como vía biliar extrahepática y discurre paralela y anterior (ecográficamente hablando) a la Vena Porta Extrahepática en el hilio hepático.El Colédoco es una estructura que en ocasiones no vemos en ecografía ya que se estima que por cada 10 años que cumple un ser humano, la estructura crece 1 mm, por tanto es normal que en edades menores de la treintena, no lo veamos.

La Porta es nuestra guía para controlar al Colédoco y junto a ellos, muy pequeña, la Arteria Hepática, desconocida, pero que se visualizan siempre juntos y hay que saber distinguir, las estructuras vasculares, Porta y Arteria Hepática del Colédoco, ¿pero cómo?, muy fácil, con el Doppler Color, Vena y Arteria tienen flujo, el Colédoco, no.

Para el estudio de la Vesícula es incondicional las ayunas de la/el paciente.

El estudio ecográfico de la vesícula se tiene que realizar haciendo un corte longitudinal (negro) y transverso (verde) de la estructura, como en la imagen siguiente, el colédoco por su parte, debe verse, si se viera, paralelo en un corto espacio, a la Porta extrahepática, como dos estructuras alargadas.

Para visualizar la Vesícula pediremos a la/el paciente que esté en inspiración forzada, realizaremos un corte sobre el eje largo de la vesícula (negro) y otro sobre su eje corto (verde), longitudinal y transverso respectivamente.

Ecográficamente la Vesícula tiene un aspecto sacular y anecoico de paredes finas.Puede tener varias presentaciones anatómicas todas ellas normales, es decir, su forma, aunque sacular y normal, no siempre es igual, varía entre pacientes. Obsérvese el pictograma.

Visualización normal Vesícula Biliar.

El Colédoco es por su parte, ecográficamente, anecoico y alargado, pero serpenteante en ocasiones.

Colédoco marcado con línea blanca.

El Conducto hepático común es anatómicamente hablando un gran desconocido para los Técnicos, pero acompaña a la Porta Intrahepática, no suele visualizarse ecográficamente, y si lo hace se identifica como una doble vía y está en relación con procesos patológicos hepáticos.

Para el estudio de la Vía Biliar Extrahepática o Colédoco realizaremos un corte para sagital al eje largo de la Línea Alba (negro) y para ver la Vía Biliar Intrahepática, lo haremos axial o para axial al cuerpo (rojo), siempre en función de la estructuras como la imagen que ves a continuación y recomiendo realizar este estudio y el de la Vesícula tanto en decúbito supino como en decúbito lateral izquierdo y escoger las mejores visualizaciones para realizar las fotos.

Porta Intrahepática.
Porta Extrahepática.

En ambas imágenes superiores, tanto vía biliar intrahepática como la extrahepática acompañarían a ambas porciones de la Vena Porta. En la siguiente imagen vemos Porta Intrahepática con la Vía biliar intrahepática acompañando al vaso, anterior y ambas imágenes paralelas de aspecto ecográfico normal y anecoico, claro está.

Imagen de doble vía.

Ahora con textos:

En la siguiente imagen, Vesícula, Vía Biliar Extrahepática y pequeña porción de Vena Porta:

Ahora, con textos…

Cuando hablemos de la patología biliar conoceremos mucho más y veremos más de la imágenes, pero hoy solo importaba la técnica y el aspecto ecográfico.

Post de difícil comprensión por la gran cantidad de información.

Vital la comprensión de la anatomía y sus interrelaciones.

Para el protocolo, nos guardamos la foto de ambas Venas Portas y eventual visualización de las vías biliares correspondientes y por supuesto la foto de la Vesícula Biliar.

Seguimos…