219. Mastopatía diabética.

Una de las semiología no compatibles con la normalidad que de modo habitual vemos en la sala de ecografía de mama a la hora de ejecutar un protocolo de mama es la mastopatía. De modo general, en la mastopatía podemos ver cambios en la ecoarquitectura normal de la mama. Estos cambios son variados y caen a un pequeño “cajón desastre” que es la mencionada Mastopatía.

El caso que te traigo hoy me llamó mucho la atención por que nunca había tenido uno delante y quería explicarlo y detallarlo con imagen para que si veis este tipo de cambios y los correlacionais con la historia de la paciente, lo tengáis en cuenta. Como digo, este caso cumplía todos los criterios de una Mastopatía diabética:

  1. Mujer entre 30 y 50 años.
  2. Diabética de larga evolución.
  3. Mamas de predominio fibroso con contornos pseudonodulares mal definidos.

El estudio ecográfico mostró:

  1. Mamas de predominio fibroso.
  2. Acúmulos de tejido asímétricos de tejido fibroso de aspecto altamente denso e hipoecogénico de contorno mal definido en ambas mamas con ausencia de doppler color.

La radióloga recomendó estudio histopatológico mediante BAG a la que la paciente fue sometida confirmando benignidad y por tanto cambios en relación con la Mastopatía Diabética.

Esta patología es recidivante, en los posteriores controles a la que la paciente fue sometida se hallaron cambios con respecto a estudios anteriores en el mismo sentido de esta patología asociada a la diabetes, cambios que precisan estudio histológico en cada una de las ocasiones que la paciente acudió a revisión.

Dentro de los patrones ecográficos mamarios que afecta a la ecoarquitectura normal de la mama hay algunos cuya semiología es sospechosa de cáncer de mama para las radiólogas, estos son:

-Sombra posterior

-Aspecto hipoecogénico

-Espiculados

-Bordes irregulares

-Grueso halo ecogénico

Microlobulación

-Más alto que ancho

-Calcios

-Vascularización

Bien, dentro de estas características de alta sospecha hay patología que engloban muchos de estos patrones, por ejemplo, la Necrosis Grasa y otro es la Mastopatía diabética. Por eso cuando una paciente es diagnosticada de esta patología se le realiza toda la batería de estudios, incluyendo RMN con contraste intravenoso aunque la última palabra la tiene Anatomía Patológica.

Imágenes:

1. Normalidad
2. Mastopatía
3. Mastopatía Diabética
4. Mastopatía Diabética
5. Mastopatía Diabética
6. Mastopatía Diabética. Doppler Color.

En la imagen 1 tienes la normalidad, con anatomía, que te sirva para tener una base para que puedas valorar lo que ves en las imágenes siguientes. En la imagen 2 tiene una mama de una mujer joven, con el tejido fibroso ocupando gran parte de la mama, pudiera ser una mastopatía.

De la imagen 3 a la 6 tienes el aspecto semiolólogico normal de una mama diagnosticada de Mastopatía Diabética.

Este tipo de pacientes, cuando vienen a revisión que suele ser cada 6 meses se les hace batería completa, incluyendo intervencionismo. Las radiólogas siempre nos dicen que tengamos especial cuidado con estas mamas, un cáncer de mama puede pasar absolutamente desapercibido, por eso el cuidado en el manejo de estas pacientes es considerado de altísimo riesgo aunque su patología sea una patología benigna.


150. Índice.


No siempre es impaciencia. A veces, es el miedo a perder eso que es especial.

218. Protocolo básico Ecografía Doppler Renal.

Os dejo un protocolo que me habéis pedido muchísimas veces, está desmenuzado y explicado perfectmente por Alejandro Soriano Valencia, TSID, colaborador del Blog, profesional como la copa de un pino y además una buenísima persona, siempre una suerte contar con él. Vamos…

Hola a todos, es un placer para mí estar de vuelta en este maravilloso blog acompañado
de mi gran colega y amigo Antonio.

En esta ocasión trataremos otro protocolo Doppler, os hablaré del Doppler renal. Es un
protocolo muy fácil de seguir, aunque para seros sinceros será de los más complicado de
realizar, sobre todo las primeras veces que lo hagáis.

Para este estudio tenemos que tener en cuenta:

1. Usaremos transductores de baja frecuencia. Por lo general con unos 4Mh podremos
hacer el estudio sin ningún problema.

2. Será suficiente 1 foco.

3. El paciente lo colocaremos en decúbito supino / decúbito lateral y con los brazos
hacia la cabeza, igual que realizaríamos un protocolo de abdomen.

El orden será el siguiente:

Primero haremos una valoración renal en escala de grises. Tendremos que observar que
ambos riñones mantengan las características ecográficas normales (tamaño renal, buena
diferenciación corticomedular, grosor parenquimatoso conservado, ausencia de masas,
litiasis y dilatación del sistema excretor).

1. Estudio renal en escala de grises
2. Estudio renal en escala de grises. Medidas.

Después estudiaremos el flujo intrarrenal distal (arterias arcuatas). Cuanto más distal
estudiemos estos flujos, mejor aseguraremos que no hay ninguna estenosis arterial.
Tendremos que obtener al menos un flujo de cada tercio del riñón.

Cuanto más estable sean la apneas, más fácil os resultara conseguir un buen flujo, por
tanto os aconsejo que si veis paciente fatigado, que lo dejéis recuperarse y que respire
a su ritmo para que después pueda mantener lo máximo posible dichas apneas.

2. Arteria arcuata tercio medio renal derecho.

Una vez hayamos valorado cada tercio del riñón, nos toca estudiar la arteria renal
principal. Siempre que nos sea posible lo haremos lo más próximo a su salida en la
arteria aorta abdominal.
En caso de que no podamos, al menos, debemos sacar su flujo en el hilio renal.

Estos flujos los sacaremos con Doppler pulsado y siempre ayudándonos del Doppler
color.

Por último, tendremos que observar la perfusión renal con Power Doppler.

3. Arteria renal principal hilio renal derecho.

 

4. Perfusión renal derecha.

Los valores que tenemos como referencia son:

• IR entre 0,55 y 0,70.
• Velocidad pico sistólica inferior a 100 cm/seg.
• Índice de aceleración mayor a 3 m/seg.

También tenemos que tener en cuenta, quizás sea más importante que estos valores, que
los flujos que obtenemos sean de baja resistencia con curvas conservada.

Si observamos que la curva se aplana por más que intentamos sacar una y otra vez un
flujo normal, nos tienen que saltar todas las alarmas ya que estamos ante un patrón
tardus-parvus, producido muy seguramente por una estenosis arterial que no estamos
viendo ecográficamente.

Y hasta aquí nuestro protocolo, como ya sabéis toca tener mucha paciencia, pero lo más
importante es que con la práctica cada vez os resultará más sencillo.


150. Índice.


Ya no depende de mi…

217. Calcificación inserción del tendón pectoral.

En el capítulo anterior os conté un caso de unas calcificaciones en disposición poco habitual y siguiendo en esta línea, os cuento hoy otro hallazgo de esta misma semana donde he podido ver unas calcificaciones donde normalmente no se suelen ver.

El caso es de una mujer que acude por omalgia, en la exploración del tendón del bíceps no observo nada reseñable, pero en el recorrido exploratorio al llegar al lugar de inserción del pectoral, observo una imagen irregular, hiperecogénica con una ligera sombra posterior, indolora para la paciente durante el transcurso de la exploración.

En muchas ocasiones, sobre todo en los talleres de ecografía muscular, los alumnos me preguntan dónde debemos de dejar de explorar el tendón del bíceps incluido en el estudio del hombro, y este lugar (inserción del pectoral) referido en este post, es el final.

Cuando veamos la inserción del tendón pectoral en el surco intertubercular de la corredera bicipital, sabemos que si no hay ninguna alteración locorregional, es el final del estudio del bíceps.

Te recomiendo que lo hagas en eje corto para empezar, es más visible y te resultará más fácil.

Te pongo las imágenes para veas, valores y luego te las comento:

1
2
3
4
5

En la imagen número 1 ves normalidad, como siempre te digo, la normalidad como base para crecer, la imagen número 2 fue el hallazgo, y de verdad que lo fue, ya que aunque siempre lo miro nunca me encontré una imagen así y me sorprendió.

Observa la imagen 1 y la 2 para ver cómo tienes que ver el tendón, te lo marco con lineas amarillas para ayudarte si tienes dificultad para poder verlo ya que es una ecoestructura muy fina, por eso, cuando explores esta región, ten cuidado no vayas pasarla por alto.

La imagen 3 te explica todo, con referencia de anatomía de la región. Las líneas amarillas finas que marcan el hilo que es el tendón del pectoral llegando a su inserción en el húmero cortado en eje corto. El tendón tiene aspecto hiperecogénico. En la inserción, el calcio es hiperecogénico, irregular, si te fijas bien, a su alrededor el calcio provoca una pequeña reacción en el tejido y eso transforma la ecoarquitectura de este tejido perimetral,  donde la inserción está aumentada de tamaño y es hipoecogénica, rasgos semiológicos típicos de una entensopatía.

La imagen 4 es una imagen de la inserción, con su calcio en eje largo, donde la anatomía es menos explícita, pero en radiología siempre dos proyecciones. En esta imagen el calcio se muestra tiene una ecoestructura mucho más agreste si cabe.

Finalmente la imagen 5, con las medidas, lógicamente, estudiamos el calcio, como interviene en el lugar de inserción, como afecta al tendón, al hueso y su tamaño, forma y aspecto, eventualmente podemos poner el doppler color, lo hice, pero al no aportar información relevante no te la subo.

Por cierto, la paciente tenía calcios en todos los tendones que componen el protocolo de hombro. A valorar por parte de su especialista.


150. Índice.


Día 12, no tocaba hoy, pero es día 12…

216. Calcificaciones migradas.

Bien, voy a contaros hoy un caso muy interesante de una paciente que acudió a la consulta por dolor intenso en el hombro.

Para los médicos de atención primaria y otros especialistas o para los fisioterapeutas, el dolor de hombro, la omalgia, es un problema ya que el diagnóstico diferencial es amplio. Cada vez más se está sustituyendo la clásica Rx de Hombro por ecografía muscular para descartar patología. En este caso, fue así, realizamos primero la ecografía, pero posteriormente la radióloga pidió ampliar con rx de hombro.

Habitualmente en el protocolo de hombro podemos ver calcificaciones insercionales, entensopatías, en subescapular y en supraespinoso como localización habitual, en esta última localización son muy habituales calcificaciones groseras, incluso la tendinopatía calcificante.

En la paciente del caso que hoy nos ocupa existían calcificaciones, pero estas no se encontraban localizadas en su lugar habitual, con las imágenes lo vas a ver todo mejor…mira:

1
2
3
4

Has visto estas cuatro imágenes. La imagen 1 es la normalidad absoluta, la imagen 2 es una calcificación grosera con sobra acústica posterior en la porción media del supraespinoso en el corte transverso. En la imagen 3 y 4 puedes ver una calcificación en la región externa del hombro, es una localización poco habitual y la radióloga tras realizar la rx de hombro, como ves en la imagen 5 y 6, determinó  que las calcificaciones habían migrado desde su localización habitual en el supraespinoso, situándose entre el hueso y el deltoides (imagen 7).

Si observas, existen diferencias entre ambas calcificaciones, la más evidente desde el punto de vista semiológico es que hay calcificaciones que dejan una sombra posterior evidente, otras, como las que nos ocupan en este post, no tienen el artefacto de sombra posterior, esto es debido a las diferentes densidades de calcio y esto es muy habitual en la eco MSK. En la imagen 3, la sombra es muy sutil y se observa bajo la línea hiperecogénica del húmero (flecha grande y amarilla de la imagen 7).

5. Rotación Externa
6. Rotación interna

En la imagen 6 ves un conglomerado de calcios con la proyección interna, marcados por flecha amarilla fina, apenas visibles en la Rx en rotación externa, muy importante siempre ambas rotaciones cuando buscamos calcios.

Pero no hemos terminado, en la imagen 7, igual que la imagen 3, pero con detalles de anatomía de la ecoestructura a estudio, observas, marcado con una flecha amarilla pequeña, una calcificación también pequeña, pero mucho más densa y por tanto más hiperecogénica.

7

150. Índice.


Que como yo a veces sueño…

215. “Quistes” mamarios.

Esta semana subí una imagen a las stories de Instagram donde podíamos ver dos lesiones mamarias, dos nódulos, uno anecoico y otro hiperecogénico. Os pregunté qué veíais en la imagen, con dos opciones para contestar, la primera opción era que podían ser dos quistes, verdadera, y la segunda opción, un nódulo sólido y un quiste, la mayoría de las respuestas, por encima del 90%, escogisteis un nódulo sólido y otro quístico. Image 1.

Sabía que os iba a llevar al huerto esa foto, era difícil, en una sola foto podía ocasionar la duda más que razonable que el nódulo hiperecogénico fuera sólido, pero realmente, los dos nódulos eran quistes.

El anecoico no generaba dudas. El otro, todas. Y la pregunta que muchas me hicisteis era que cómo podía ser un quiste el nódulo hiperecogénico. Este post es aclaratorio y con las fotos lo vais a entender.
Ese nódulo de aspecto redondo, hiperecogénico de bordes definidos y buena transmisión es lo que en argot ecográfico de la mama llamamos quiste viejo. Te cuento… Los quistes sabemos que son estructuras más o menos ovaladas, bien definidas que transmiten muy bien, de borde bien definidos y lisos y anecoicas con refuerzo posterior.

1

Son quistes que cuando se extraen por PAAF lo que extraen las radiólogas suele ser una sustancia serosa, líquida, del color de un café muy aguado, son los típicos quistes mamarios…¿qué pasa? En ocasiones, con el paso del tiempo, estos quistes pueden modificar su aspecto interno y ecográfico, cambiando a una sustancia mucho más grasa y que cuando se evacúan tiene una aspecto mucho más denso, pastoso, muy graso, de color crema, siempre y cuando sea un quiste no complicado con pus o sangre u otras…esto es lo que conocemos “quistes viejos”, y esto es justamente lo que le pasó a ese nódulo quístico de aspecto ecogénico, que era un quiste que había cambiado su aspecto.

Cambian su aspecto de este modo, normalmente son anecoicos siempre, luego empiezan a cambiar hasta que son mitad anecoicos, mitad ecogénicos, como la imagen 2 y luego son totalmente ecogénicos como el quiste ecogénico de la foto 1.

2

En esta imagen 2 ves un nódulo quístico, mitad ecogénico marcado con un 1 en amarillo y mitad anecoico marcado con un 2 en rojo.

La radióloga puede tener dudas en algunas exploraciones, si por ejemplo es la primera exploración que se realiza la paciente apareciese este tipo de lesiones, entonces determinará ampliar con un estudio mediante intervencionismo o bien con control ecográfico, en este caso, no hizo falta pinchar el nódulo, vimos a ese quiste envejecer durante los controles que la paciente se realizaba regularmente y vimos cómo cambió de anecoico a hiperecogénico paulatina y lentamente año tras año, control tras control, primero siendo anecoico, luego parcialmente ecogénico y finalemente ecogénico por completo, siempre del mismo tamaño y colocado en la misma posición, por eso, en este caso no requirió análisis de Anatomía Patológica.

Siempre muy atentos al contenido del quiste, algunos pueden tener polo sólido, entonces seguro que la clasificación Birads cambia y el manejo que haga la radióloga de dicho nódulo, también.

La mayoría de los quistes suelen ser como los descritos anteriormente, anecoicos, bordes lisos, ovalados, con refuerzo posterior,imagen 3,pero hay muchos tipos, te enseño algunos…”preciosos”, mira:

3
4

En esta imagen 4 ves un quiste complicando con 3 diferentes tipos de densidades, marcadas por números siendo todas densidades agua diferentes, que se modifican con el movimiento de la mama modificando los diferentes tipos de niveles hidro-hidro.

Finalmente en la imagen 5, un quiste oleoso, calcificado en forma de cáscara de huevo, perfectamente circular, con excelente transmisión de sonido, muy bien definido.

5

En conclusión, los quistes no suelen ser todos anecoicos, máxime cuando son numerosos, en ocasiones podemos encontrar con mamas repletas de nódulos quísticos, superando la cincuentena, hay que explorarlos todos y documentarlos, sobre todos aquellos que no sean anecoicos.

 


150. Índice.


Be kind to all kinds. Feliz día Mundial de los Animales.

214. Lesiones Testiculares.

Es habitual pacientes que consultan por dolor testicular. La inmensa mayoría de los casos son pacientes cuya exploración es normal, o tiene que ver con algún grado de varicocele. En el caso de hoy el paciente consultaba por dolor testicular derecho. La exploración por parte del médico fue normal, se le pidió ecografía testicular para descartar patología.

El carcinoma testicular suele darse en pacientes jóvenes y suelen ser de células germinales.

En el protocolo de exploración testicular te contaba cómo había que hacerlo y la semiología normal habitual.

Tenemos que tener claro que el testículo debe verse hiperecogénico y homogéneo y partiendo de esta premisa, realizar los cortes necesarios estudiando la anatomía testicular, incluyendo siempre, testes, epidídimo, cubierta y paquete vascular, es decir, dentro de la bolsa escrotal no nos dejamos nada sin ver.

Ojo a la presencia de microlitiasis testiculares, que me ocuparé de ellas en próximos posts, así como la criptorquidia, infertilidad y los antecedentes del paciente, que normalmente pueden están en relación con patología tumoral maligna en el futuro.

Ahora debemos saber que aquello que afecte al testículo, como las masas malignas, normalmente cambiarán el aspecto homogéneo del teste, es decir, la ecoarquitectura. Estas lesiones suelen ser hipoecogénicas y por tanto, enmarcado en una hiperecogenicidad global, la lesión será muy estudiable con la eco.

La mayoría de las exploraciones están dentro de la normalidad, este aspecto:

1

En algunas ocasiones podemos encontrarnos esto:

2

Compara la imagen 1 y la 2, grábala en tu memoria fotográfica. Ambas son unas imágenes en corte longitudinal del teste derecho de dos pacientes distintos.

Una vez que hemos encontrado la lesión, es momento de estudiarla detenidamente, su aspecto, tamaño bordes y vascularización son vitales para que la radióloga pueda efectuar un informe.

3
4

La imagen 3 y 4 son parte estudian en eje largo y corto las medidas de la lesión en los tres ejes del espacio, en ocasiones, podemos tener más de una lesión. Siempre super atentos si las lesiones son intra o extratesticulares.

5

En la imagen 5 podemos ver afectación testícular de las mismas características ecográficas, pero existen varios focos de lesión. imágenes 4 y 5 son pacientes distintos.

El aspecto de esta lesión, su semiología ya la has visto en estos dos casos diferentes, pero tienen en común, de modo general, hipoecogenicidad, heterogenicidad, bordes irregulares, con aspecto polilobulado y de tamaño y número variable.

Ahora queda ver cómo es su vascularización.

6

La vascularización no aporta demasiado, no suele ser concluyente, excepto en pacientes infantes, donde las lesiones pueden ser muy sutiles, aquí sí. Puedes ver en la imagen 6 que la vascularización afecta de modo similar tanto a la parte afectada por el tumor testicular, tanto como en la parte sana.

7
8

En el estudio comparativo, obligatorio en este protocolo, salvo cirugías, podemos comparar ambos testículos, es rara la afectación de ambos, así que podemos comparar normalidad y patología en el mismo estudio.

Siempre que veamos lesiones debemos avisar a la radióloga responsable del informe.

Hasta aquí acabas de leer el post 190 que tiene que ver con la patología maligna de testículo, que es el objetivo principal, descartarla, quiero decir…pero tenemos otras semiologías que debemos conocer para poder reconocerlas en el próximo estudio testicular que lleves a cabo y son estas, las más importantes que en mi opinión debes saber.

Empezamos:

Quistes: Las lesiones quísticas no son uniformemente benignas debido a que los tumores testiculares pueden sufrir
degeneración quística a causa de una hemorragía o una necrosis, pero habitualmente, los quistes (flecha roja), anecoicos, redondos, en número indeterminado y en la cabeza epididimaria son muy habituales y benignos (imagen 9), su tamaño también es variable.

Pueden tener otras localizaciones, como la túnica albugínea o los quistes de cordón.

9

Microlitiasis: La ecografía muestra pequeños focos hiperecogénicos sin sombra. Se ha demostrado la incidencia
de neoplasia testicular primaria y microlitiasis testicular. Las microlitiasis aisladas menores de 5 calcificaciones por testículo es la afectación más frecuente probablemente benigna, relacionada con calcificaciones inflamatorias, granulomatosas o vasculares, puedes verlas en la imagen 10 en número incontable, por tanto deberá el radiólogo decidir su nivel de sospecha.

10

Hidrocele: Es la acumulación anormal de líquido seroso, anecoico (imagen 11) y en volumen variable, a veces septado, hipoecogénico, siendo la causa más frecuente de hinchazón testicular indoloro. Frecuentes en pacientes mayores.

11

Criptorquidia: El testículo no descendido es una de las anomalías genitourinarias más comunes en niños. La mayoría de los testículos no descendidos son palpables y se localizan en el canal inguinal. Su aspecto ecogénico es normal, salvo si son vistos en la edad adulta, que pueden ser más pequeños y de ecogenicidad alterada. Objetivamente no van a estar en las bolsas y los vamos a encontrar donde marca el picto de la imagen 12. En ocasiones necesitan tratamiento quirúrgico. La flecha amarilla fina y alargada te marca la profundidad anómala debido a la piel y el tejido celular subcutáneo típico de la región inguinal, observa como cambia esta imagen respecto de cualquiera de las anteriores con los testes en sus bolsas.

12

Torsión testicular: Se produce cuando los testículos y el cordón espermático giran una o más veces, obstruyendo el flujo sanguíneo. El diagnóstico depende de la capacidad de confirmar la ausencia de flujo sanguíneo en el testículo doloroso. El testículo está aumentado de tamaño e hipoecogénico, con una imagen de relativa heteoecogenicidad, por el edema y presenta una orientación anormal dentro del escroto. Puede verse afectado todo e teste o una porción, imagen 13 y 14 respectivamente.

13
14

Varicocele: Estrella invitada de muchas exploraciones de escroto que llegan a la sala. Por eso lo he dejado para el final. Es la colección de venas agrandadas, tortuosas y anormalmente dilatadas.

En la imagen 15 puedes ver una imagen bastante sugerente de varicocele, en esos vasos anecoicos e hipocogénicos podemos encontrarnos un movimiento lento de la circulación sanguínea visible sin necesidad de doppler en relajación, pero que cambia su aspecto con el modo doppler y/o modo angio y con maniobra de valsalva como ves en la imagen 16. Hay diferentes grados, nosotros debemos documentar todo de manera correcta para que la radióloga pueda evaluar y definir el nivel o grado de dicho varicocele.

15
16

150. Índice.


Sé que ahora te disfrutan en otras latitudes donde iluminas otras vidas, pero yo te echo de menos cada día, necesito sentir tu calor de verano, silencioso, casi abrasador, aunque te sepa inalcanzable e intocable.

213. Hemorragia neonatal. Clasificación – Grados.

Micropost 4. Dedicado por petición popular en Instagram a la ecografía transfontanelar.

Cuando realizamos ecografía transfontanelar a petición del neonatólogo o pediatra uno de los motivos es que tengan una sospecha de sangrado. Simplificando mucho, imagínate que tenemos que realizar una ecografía transfontanelar a un recien nacido debido a que su hematocrito ha bajado y su médico sospecha una hemorragia. Esta puede darse habitualmente en el cerebro y en las glándulas suprarrenales, por eso normalmente, en estos casos se realiza siempre eco transfontanelar y de abdomen.

Las hemorragias cerebrales que solemos ver habitualmente son intraventriculares (HIV) y de la matriz germinal (HMG). Vamos a dedicar este post a dichas hemorragias, partiendo de cortes coronales estándar con un acceso por la fontanela anterior con una sonda lineal o mucrocónvex. Primero verás cortes coronales y anatomía de referencia básica normal, en las imágenes 1 y 2 y luego verás diferentes grados de hemorragias del 1 al 4, en la imagen 3,4,5 y 6 respectivamente. Es necesario aclarar que la Asociación Española de Pediatría nos habla de 3 grados de hemorragia, en vez de 4 como otras literaturas, desdoblando el grado 3 en dos, el grado 3A y el grado 3B en sus protocolos de 2008. Por tanto, voy a usar para este post dicha clasificación.

La incidencia de esta patología es alrededor del 25% en prematuros y con bajo peso (1500 gramos), siendo más frecuente a menor edad gestacional

Normalidad:

La semiología superbásica para TSID que debemos controlar es la que nos marca la imagen 1 y 2. Son cortes coronales donde una línea amarilla marca la hoz interhemiférica dividiendo en dos porciones simétricas el cerebro.

Ventrículos Laterales, anecoicos a ambos lados de la línea interhemisférica.

Las flechas rojas marca la matriz germinal normal, hiperecogénica.

El número 3 marca el cavum del septum, anecoico.

En la imagen 2, los Plexos Coroideos, hiperecogénicos, visibles en cortes coronales más posteriores.

1
2

Clasificación de Hemorragias:

Vamos a ver ahora los grados de HMG/HIV según la clasificación comentada con anterioridad, basada en las indicaciones de la AEPED.

3 – Grado 1

Grado 1. Línea intehemisférica conservada, la flecha roja marca una zona hiperecogénica, redondeada, típica de hemorragia, la flecha azul, marca una zona quística junto al ventrículo lateral izquierdo que nos habla de otra hemorragia ya en estado de reabsorción.

4 – Grado 2

Esta imagen es un HIV grado 2 del lado derecho. Plexos coroideos normales marcados por flechas azules. En el lado derecho puedes observar como la hemorragia, hiperecogénica,  comprime el plexo coroideo derecho, pero no hay desplazamiento de línea media.

5 – Grado 3A

Esta imagen correspondería a una hemorragia grado 3A donde hay un aumento de la cavidad ventricular y la sangre ocuparía más del 50% del área.

6 – Grado 3B

Finalmente HIV grado 3B (grado 4) donde existe una hemorragia intraventricular masiva, con sobredistensión de ambos ventrículos (Hidrocefalia), también sangre en el 3 ventrículo, visible en la imagen.

Las complicaciones de estas hemorragias, pueden ser de tipo isquémico y que también tendría repercusión en la ecografía alterando la diferenciación entre la corteza cerebral y la sustancia blanca, aumento de la ecogenicidad parenquimatosa o “cerebro brillante” (como puedes ver en la flecha amarilla de la imagen 7) y una disminución del IR en el doppler.

7

150. Índice.


El deseo salta muros…

212. Hemiagenesia tiroidea.

1

Cuando realizamos una exploración tiroidea, lo que nos encontramos cuando iniciamos el estudio es esta imagen, es la imagen que debemos buscar para comenzar y hacernos una composición de lugar. En este caso, la imagen número 1 es una imagen con semiología de normalidad donde vemos ecoestructuras normales típicas de dicha localización anatómica en un corte axial o transverso del cuello donde nos indica el pictograma.

En ocasiones nos encontramos la imagen 2 (disgenesia) que te muestro a continuación y que quiero que estudies y compares con la imagen superior.

2

En este micropost número 3 dedicado al tiroides tienes una ausencia de uno de los lóbulos tiroideos (hemiagenesia), en concreto del lóbulo tiroideo derecho.

cuando encontramos estos hallazgos estamos ante dos posibilidades, una cirugía previa de la paciente donde se le hubiese retirado quirúrgicamente uno de los lóbulos (hemitiroidectomía), habitualmente por la presencia de bocio multinodular (ya que cuando un paciente es diagnosticado de ca. de tiroides, se realiza tiroidectomía total y no parcial), la otra posibilidad es una agenesia tiroidea, es decir, una ausencia congénita de parte de la glándula tiroides.

Si es una cirugía, normalmente lo sabremos puesto que el médico peticionario nos lo habrá indicado en su petición y veremos una cicatriz.

Si no hay cirugía previa el paciente puede desconocer el echo de que le falte una parte de su glándula, con lo cual deberemos preguntar si tiene cirugía previa del tiroides, normalmente responderá negativamente y entonces sabremos que la ausencia tiroidea se debe a una anomalía congénita, tal caso debemos comentarlo a la radióloga.

En la imagen 3 y 4 te muestro el desarrollo del estudio normal en esta mujer de 63 años que no tenía ni idea de la ausencia congénita del lado derecho de su tiroides, representado en el corte longitudinal con la imagen 5 donde encontramos “nada” donde debería estar una ecoarquitectura similar a la imagen 4.

3
4
5

Siempre que encontremos una ausencia quirúrgica tiroidea es recomendable reflejarlo en el estudio como hemitiroidectomía o como tiroidectomía según corresponda.


150. Índice.


Carpe diem sine die…

211. La Vesícula.

Una de las regiones más estudiadas en la ecografía abdominal es la vesícula. En ella se concentra patología importante. Como te he contado siempre, lo importante es reconocer la semiología normal de la ecoestructura para poder saber si los cambios en la ecoarquitectura de la zona a estudio podrían ser considerandos como patológicos.

Lo primero, conocer la anatomía, no siempre se ve así de bonita…y el cuello es esencial buscarlo siempre, puede haber piedras impactadas ahí, en ocasiones de pequeño tamaño, lo que hace que tengamos que ser concienzudas.

Anatomía

En esta serie de microposts que inicié ayer, vamos a ver la diferencia entre una vesícula normal (1), con barro (2 y 3) y con colelitiasis (4). Mira…

1

En esta primera imagen observas la normalidad de la vesícula biliar, donde puedes ver una ecoarquitectura sacular, anecoica, de paredes finas, con una excelente capacidad de transmitir el sonido. Las ayunas hacen que la vesícula se vea repleccionada.

2

En este imagen ves una vesícula estudiada en longitudinal, con abordaje transcostal, muy similar a la imagen número 1, pero completamente distinta. En esta ocasión ves una vesícula heterogénea y ecogénica con diferentes ecogenicidades internas que corresponden a las diferentes densidades que presenta el líquido dentro de la ecoestructura. Es la típica manera en la que encontramos las vesículas con barro y sin litiasis.

Podemos encontrarnos niveles hidro-hidro, donde podemos ver, el contenido biliar normal, anecoico como en la imagen 1, con barro, cuya ecogenicidad correspondería con la imagen 2 y tendrías la imagen 3.

3
4

Finalmente, la imagen 4, donde encontramos una vesícula sin barro biliar y con una gran colelitiasis que provoca una evidente sombra acústica posterior. La vesícula es anecoica, sin presencia de barro, el paciente puede ser completamente asintomático y no saber que esa ecoestructura, redondeada, hiperecogénica causante de sombra acústica posterior y móvil, que así suelen ser las colelitiasis, se alberga en el interior de su vesícula. Las colelitiasis suelen ser variable en número, tamaño e incluso forma.

En ocasiones, barro y piedras, pueden coexistir en el contexto de patologías en esta región. Puedes verlo en la imagen 5 con la semiología ya descrita anterioremnte.

5

Finalmente, atentos siempre a situaciones de semiología anómala, no conocida o extraña como la de la imagen 6, donde podemos ver afectación tumoral de la vesícula y donde vemos signos ecográficos muy llamativos, como puede ser la heterogenicidad y la deformidad de la ecoestructura, donde vemos como el fundus vesicular se ve desesctruturado, como con microcalcificaciones y áreas de mala transmisión de sonido…la otra parte de la vesícula anecoica, normal.

6

150. Índice.


 

No puedo acompañarte,Verano, pero siempre pienso en ti…

 

 

210. Sartorio, rotura fibrilar

En ecografía MSK es habitual ver roturas musculares, pacientes deportistas, por ejemplo. Cuando éstas roturas se dan en la cara anterior del muslo el músculo afectado suele ser el cuádriceps que como sabes muy bien lo componen los tres vastos y el recto anterior, pero conocer la anatomía es muy importante y en el micropost que te presento hoy la anatomía fue fundamental.

La paciente acude a la consulta por un dolor importante en la cara antero-interna del muslo que señala como entre el tercio proximal y medial de esta región, describe el dolor como localizado, pero irradiado a la rodilla. Reviso el Cuádriceps siguiendo el protocolo habitual, el Recto anterior está conservado en sus tres porciones, el rafe, igualmente íntegro, sabemos que éste es vital en esta exploración.

El músculo crural o vasto intermedio que discurre profundo al recto anterior, igualmente conservando los cánones de normalidad.

Al explorar la parte interna del muslo, en la zona donde nos señala la paciente encontramos esto…

Rotura

Una imagen de semiología heterogénea que me pareció una rotura fibrilar importante afectando al interior de un músculo de localización interna del que en un primer momento sospeché que podía ser el vasto interno, pero la anatomía no cuadraba, demasiado interno, demasiado cerca de los vasos…

Después de estudiar la rotura en dos planos (imagen 1 y 2) y medirla (imagen 3 y 4), documentarla bien referenciándola con la anatomía locorregional, incluidos los vasos (imagen 5), decidí seguir el recorrido del músculo partiendo desde la rotura siguiendo las instrucciones que me había comentado la paciente y me dí cuenta que el músculo afectado cruzaba el muslo desde el tercio proximal del muslo, en la cara anterior de la cadera (en su porción más superficial) hasta la cara interna de la pierna…en concreto desde la espina iliaca antero superior y terminando en la inserción de la Pata de Ganso.

Como muy bien indicó la propia paciente, el músculo afectado era el sartorio…y es que no hay mejor conocedor del cuerpo que uno mismo…El Sartorio es el músculo el músculo más largo del organismo, pero yo nunca vi una rotura en esta localización, la anatomía confirmó las sospechas, previa consulta de un atlas de anatomía y la correlación con la exploración ecográfica.

Antes de pasar a las imágenes, siempre a tener en cuenta para el TSID:

  1. Intentar documentar la exploración con máxima calidad de imagen.
  2. Siempre usar el pictograma.
  3. En eco MSK siempre, siempre, escribir la zona que estamos estudiando en la pantalla además del picto.

Comentamos las imágenes:

1

En la imagen 1 observamos la rotura en eje corto, mas flechas rojas señalan el músculo dañado, las amarillas la rotura en si. Observamos la anatomía que la rodea y que es referencia siempre.

2

Eje largo, con la anatomía de referencia. Observamos las fibras alargadas, rodeadas por el líquido y el abombamiento producido por el sangrado.

3

Medidas en eje corto.

4

Medidas en eje largo

5

Vascularización de la lesión y referencia de los vasos femorales.

6

Imagen usando “PANORAMIC VIEW”, donde observamos en un contexto amplio la lesión y la musculatura normal marcada por las líneas alargadas amarillas tanto proximales como distales.

7

La anatomía donde situamos al Sartorio (S) en referencia al músculo vasto interno o medial (VM).

 


150. Índice.


Buenas noches.