56. Protocolo de Abdomen. Aorta y Cava.

Os conté en el Post 44 que cuando el protocolo de abdomen estuviese adelantado volveríamos a valorar estas dos estructuras, pero esta vez en todo su recorrido abdominal y no en el contexto del estudio del LHI.

El objetivo principal de esta imagen conseguir una valoración de toda la Aorta y la Cava desde la localización del Xifoides hasta la pelvis menor.

Vamos a buscar dos cosas claramente en este recorrido, a saber:

  • Aneurismas Aórticos
  • Lesiones ganglionares mesentéricas

La técnica es fácil, colocamos el transductor en transverso 3 – 4 dedos por encima del ombligo, localizamos en axial la aorta y la cava y hacemos un recorrido a través de la línea Alba subiendo hasta Xifoides y luego bajando hasta pubis.

Colocación de sonda y recorrido.

Debemos ver dos imágenes anecoicas, redondas u ovaladas, una compresible, la Cava y otra no, la Aorta, que además tendrá latido (la Aorta).

Localización.

Doppler Aorta.
Doppler Iliacas.

Siguiendo recorrido hacia el pubis observaremos la bifurcación de la Aorta en las dos Iliacas como demuestra la imagen anterior, después del ombligo.

Observamos varias imágenes de normalidad, con y sin Doppler y con medidas.

El diámetro máximo de la Aorta en ninguno de los tres ejes del espacio debe superar 3cms. De 3 a 5 cms no se trata, se considera dilatación aneurismática, por encima de 5, es tratable según valoración de Cirugía Vascular y se considera Aneurisma Aórtico.

Dilatación aneurismática.

Sacamos cortes axiales y sagitales si existe patología, y podemos poner el doppler si tenemos sospecha de aumento del calibre normal.

En las fotos anteriores de este sencillo ejercicio hemos visto la normalidad. En este post vamos a incluir la patología más habitual que podemos encontrar en esta parte del protocolo que es con mucho, la patología aneurismática según medidas descritas más arriba.

En la mayoría de los casos que encontramos patología en este punto, será aneurismática, como ya he dicho, en menor medida podremos encontrar patología ganglionar mesentérica debido a afectación oncológica de diversa índole, pero como digo, es algo bastante más residual.

Con mucho el Aneurisma es el hallazgo estrella en esta parte del protocolo y creo que vas a entenderlo con imágenes…

Me he permitido usar para explicar dicha patología un caso clínico, de los que podemos encontrar a diario, en este caso el paciente es un hombre que acude a hacerse la ecografía por “disconfort abdominal”.

Cuando llegamos a esta parte del protocolo encontramos esto:

Aneurisma 10 cms.

La imagen muestra una imagen redonda, anterior a la vértebra, anecoica con unas medidas señaladas en amarillo y de localización central en el lugar teórico de la Arteria Aorta Infrarrenal.

 

Se comprueba con el Modo Doppler la sospecha y se observa actividad de flujo dentro de la lesión.

Ante la medida del Aneurisma el Técnico comunica el hallazgo al Radiólogo que inmediatamente decide enviar al paciente a urgencias, practicándole inmediatamente un Angio TAC de Aorta con este resultado:

Pre cirugía

Realizado el Angio TAC se demuestra la afectación aneurismática y se realizan reconstrucciones que atestiguan el verdadero calibre de la patología:

El paciente es intervenido de urgencia, debido al tamaño del Aneurisma y el riesgo de rotura del mismo, que pondría en peligro la vida del paciente. El control postquirúrgico con Endoprotesis Aórtica demuestra que este paciente en una exploración ecográfica de rutina ha salvado muy probablemente su vida…

Post cirugía.

No acostumbro a poner imágenes de otra técnicas de imagen, pero me parecía que para este Post le iba de maravilla.

 

a Juan Mahía, TER Especialista en Ecografía, admirado profesional, compañero y amigo…

55. Protocolo de Abdomen. Patología Renal.

La patología renal es abundante tanto en el contexto de una exploración abdominal general como específica del aparato urinario podemos ver gran cantidad de elementos patológicos.

Podemos recibir peticiones para descartar este tipo de patología desde gran cantidad de especialidades con lo que es muy habitual el estudio renal en ecografía.

Recuerdo que este Blog no está destinado al aprendizaje de patología, pero sí al conocimiento de sus signos ecográficos.

Empezamos.

Riñón en Herradura:

Es una patología congénita.

Se originan por una fusión, normalmente de los polos inferiores de ambos riñones.

El istmo contiene tejido renal funcionante, aunque en ocasiones puede se una colección fibrosa.

En la ecografía suelen estar localizados más caudalmente de lo normal, y sus polos inferiores se proyectan medialmente.

Puede haber duplicación del Sistema Colector.

Ecográficamente se ven dos senos renales centrales ecogénicos con un puente de parénquima renal separándolos y por donde ambos polos son anteriores  la Aorta.

Herradura.

Anomalía del Uraco:

El uraco es un resto fibroso y alargado de la membrana embrionaria que comunica la cúpula de la vejiga con el ombligo por dentro de la cavidad abdominal.

Ecográficamente vemos una imagen anecoica, ovalada y anterior a la vejiga, central, así:

Anomalía del Uraco.

Pielonefritis:

Es la inflamación tubulointersticial del riñón.

Habitualmente ocurre por infección de orina, por reflujo, o por diseminación hematógena.

Hallazgos ecográficos:

  • Aumento del riñón.
  • Alteración de la ecogenicidad, normalmente más hiperecogénico con respecto al hígado, focal o globalmente.
  • Compresión del seno renal.
  • Masa o masas mal definidas.
  • Gas en el parénquima renal.
Afectación global de la estructura.
Afectación parcial.

Litiasis Renal:

Los cálculos renales son muy frecuentes, junto con los quistes.

En la ecografía son focos hiperecogénicos con sombra posterior. Algunos pueden no dejar sombra nítida.

Si el cálculo pasa a uréter puede quedar detenido en 3 zonas donde disminuye la luz ureteral en:

  • Unión ureteropélvica.
  • Cruce del ureter con los vasos iliacos.
  • En la unión uretero-vesical.

Nefrocalcinosis:

Es la calcificación del parénquima renal. Puede se distrófica o metastásica.

Ecográficamente: Los cálices renales se ven hiperecogénicos según el grado de afectación.

La calcificación distrófica se debe al depósito de calcio como consecuencia de una isquemia o necrosis.

La nefrocalcinosis metastásica suele deberse a estados hipercalcémicos. (Insuficiencia renal, hipoparatiroidismo y neoplasias malignas).

Nefrocalcinosis

Tumores Renales:

En ecografía la mayoría de los tumores son sólidos.

Ecograficamente pueden ser hipoecogénicos, isoecogénicos, o hiperecogéncios y de gran variedad de formas.

El Doppler presenta una alta sensibilidad para detectar vascularización tumoral.

Doppler

Quistes:

Los quistes se clasifican en:

  1. Corticales.
  2. Parapiélicos.
  3. Sinusales.

Los quistes simples ecograficamente son anecoicos, presentan refuerzo posterior y su forma es redondeada u ovalada.

Los quistes complejos, contienen ecos en su interior, Presentan septos y calcificaciones.

Diferentes tipos de presentaciones quísticas.

Hay una figura que se denomina Poliquistosis Renal  donde una cantidad incontable de quistes afectan a la estructura.

Traumatismos Renales:

Los hematomas renales Pueden ser hipoecogénicos o hiperecogéncios y homogéneos.

Los hematomas subcasulares son colecciones perirrenales que aplanan el contorno renal adyacente.

 

Hematoma perirrenal

Hidronefrosis:

El diagnóstico ecográfico de la obstrucción se basa en la detección de dilatación del sistema colector.

Ecograficamente se reflejan como espacios anecoicos que sustituyen a los cálices e infundíbulos renales y hay varios grados de afectación, desde los leves hasta aquellos que pueden acabar con la función renal.

Alta afectación.
Afectación mínima.

 

50. El Hígado. Patología más habitual.

El Hígado es un órgano que sufre cantidad de patología, además es muy importante su estudio porque es una estructura “diana” de metástasis de tumores de otros órganos y por eso diversos marcadores analíticos pueden indicar revisión o estudio ecográfico.

Vamos a repasar los principales signos ecográficos de la patología más habitual hepática y biliar para que tengas una base de estudio y conocimiento, pero este Blog no tiene como objetivo que aprendas patologías, aunque obviamente necesitamos saber y conocer sus signos ecográficos principales.

Diferenciamos entre patología hepática y vesicular.

Hígado. En el Hígado tenemos gran cantidad de patología. Tumoral, benigna y maligna, infecciosa, inflamatoria, etc. La ecografía abdominal es una técnica inocua, barata y de gran valor diagnóstico en la patología abdominal y hepática. 

Empezamos:

Quistes.

Son las lesiones focales más frecuentes. Es tremendamente habitual ver este tipo de patología.

Ecográficamente se comportan así:

  1. Lesiones anecoicas.
  2. Presentan refuerzo Posterior.
  3. La pared posterior está bien definida.
  • Los quistes se denominan complejos si tienen ecos en su interior, pared gruesa, septos numerosos o gruesos, elementos sólidos o calcificaciones.
  • El hígado se afecta en un 40 ó 50% de los casos de enfermedad poliquística dominante y una gran parte del tejido es sustituido por quistes. No afectando a la función hepática.

Tienen este aspecto en la imagen:

Hemangiomas.

  • Son los tumores  benignos más frecuentes.
  • Los signos ecográficos son:
  1. Masa homogénea, menor de 3 cm. hiperecogénica.
  2. Los bordes son lisos y finos.
  3. Pueden ser redondeados o ligeramente ovalados.

  • Un porcentaje significativo de angiomas atípicos tienen periferia hiperecogénica y centro hipoecogénico o también llamado imagen en diana.
Típico Hemangioma Atípico.

Metástasis.

  • Son los tumores malignos del hígado que se presentan con mayor frecuencia.
  • La ecografía muestra una o diversas lesiones circunscritas, más  o menos esféricas, de tamaño y ecoestructura variables y que pueden ser hipo, iso o hiperecogénicas. Pueden ser en poco número o que rellenen todo el parénquima.
Forma de bolas de algondón.

Carcinoma Hepatocelular.

El patrón característico es una lesión dominante de gran tamaño con pequeñas lesiones satélites dispersas.

La Ecogenicidad es variable y el aspecto ecográfico inespecífico. Esto quiere decir que en  muchas ocasiones la patología debe ser analizada histológicamente para ser diagnosticada ya que sus signos ecográficos son comunes a otras patologías menos graves.

  • La mayoría son hipervasculares, es decir, están muy vascularizadas si se les pone Doppler Color.

Quiste Hidatídico.

Están producidos por un celodo Echinococcus granulosus.

  • Ecográficamente los quistes hidatídicos pueden manifestarse como quistes simples, quistes con múltiples vesículas hijas, quistes con membrana endoquística, quistes con detritus internos y quistes con calcificaciones internas o periféricas. Suelen tener aspecto heterogéneo.
Quiste hidatídico.

Afortunadamente y gracias a las medidas de higiene, son cada vez menos casos los que se descubren en las consultas de ecografía en el caso de los Quistes hidatídicos.

Abscesos Hepáticos.

-Aparecen como colecciones líquidas de ecogenicidad variable y que a veces imitan a masas sólidas.

  • Ecográficamente se presentan como zonas anecoicas, multilobulares y a menudo irregularmente circunscritas.
Aspecto irregular, heterogéneo.

Pueden darse por complicación de cirugías u otras patologías cuyo tratamiento no sea efectivo.

Esteatosis Hepática:

-El diagnóstico de esteatosis hepática se realiza comparando la diferencia de ecogenicidad entre el hígado y el riñón. Siendo el primero más hiperecogénico.

-En la esteatosis hepática avanzada es dificil visualizar los vasos. En muchos casos se observan zonas focales de parénquima conservado. Habitualmente en la zona de la bifurcación portal y en la región perivesicular.

Hígado esteatósico.

Se ve en la imagen superior un Hígado homogéneo e hiperecogénico con respecto a la corteza renal derecha. Esta es la representación típica.

Zona focal de Hígado preservado.

En esta imagen no todo el Hígado se ve afectado, una pequeña porción aún no ha sido infiltrado por la grasa y se mantiene Hipoecogénico en el entorno de un hígado esteatósico.

La imagen de a continuación es conocido esta presentación esteatósica del órgano como Hígado Bicolor y se ve una afectación que “divide” el órgano en dos, uno sano o Hígado Preservado (hipoecogénico) y otro patológico o Hígado graso (hiperecogénico).

Hiperpalsia Nodular Focal.

Estamos hablando del tumor benigno más frecuente del hígado tras los hemangiomas. Puede verse a cualquier edad y en ambos sexos pero predomina o es más frecuente en mujeres jóvenes y con antecedentes de ingesta de anticonceptivos por vía oral.

Ecográficamente se ven masas de aspecto isoecogénico, homogénea y de delimitación no definida. Ocasionalmente puede ser hipoecogénico o hiperecogénico, pero es menos habitual.

Posible presentación de HNF.

VESÍCULA Y VÍA BILIAR.

Colelitiasis.

  • Los cálculos biliares aparecen como estructuras móviles, ecogénicas, intraluminales, que generan sombra acústica.
  • Los cálculos menores de 3 mm pueden no causar sombra.
Colelitiasis.

Barro Biliar.

-El barro biliar consiste en gránulos de bilirrubinato cálcico y cristales de colesterol en el seno de una bilis espesa.

  • Aparece como reflejos de bajo o alto nivel, sin sombra en la vesícula biliar.
  • Se localiza en porción más declive de la vesícula.
  • Con el movimiento del paciente este barro puede variar su localización.
Barro biliar.Flecha blanca.

Pólipos.

  • Los pólipos de colesterol son los más frecuentes.
  • Parecen masas adyacentes a la vesícula.
  • No presentan sombra posterior y tienen aspecto hiperecogénico parecido a piedras pequeñas.
  • No se mueven al cambiar de posición al paciente.
  • Pueden estar vascularizados.
  • Por encima de cierta medida son objeto de resección quirúrgica.
Pólipo Vesicular.

Colecistitis Aguda.

  • En la mayoría de los casos se debe a la obstrucción persistente del conducto cístico o del cuello de la vesícula biliar.
  • Existen cierto número de hallazgos ecográficos:
  1. Colelitiasis.
  2. Engrosamiento de la pared.
  3. Aumento del tamaño vesicular.
  4. Líquido pericolecístico.
  5. Colecciones perivesiculares.
  6. Cálculo impactado en el cuello de la vesícula biliar.

Carcinoma Vesicular.

  • La gran mayoría se asocian a colelitiasis.
  • Los signos  ecográficos  más frecuentes:
  1. Masa de partes blandas centrada en la fosa vesicular con colelitiasis asociada.
  2. Masa polipoidea intraluminal prominente.
  3. Infiltración de hígado o vasos adyacentes.
  4. Obstrucción de la via biliar.
  5. Adenopatías periportales o peripancreáticas.
Ca. Vesicular.

Obstrucción de la Vía Biliar.

  • Se diagnóstica por el hallazgo de la dilatación de los conductos biliares. Aumento por encima de 7mm pueden ya considerarse como no normales y requerir otro tipo de pruebas como RMN sin no encontramos causa de dicha dilatación.
Vía biliar extrahepática dilatada, obsérvese medida de 16mm.
  • La vía biliar intrahepática aparece como canales paralelo adyacentes a las venas portales y muestran el signo de canal paralelo o en cañón de escopeta.

Coledocolitiasis.

  • Es una de las causas más frecuentes de dilatación biliar.
  • Los cálculos ductales aparecen como imágenes hiperecogénicas con sombra posterior.

Suelen ser de difícil visualización y requieren mucho tiempo de estudio y muy buena técnica.

Evidentemente en este Post no está toda la patología que afecta a estos órganos, tanto hígado como vesícula, pero si la que encontramos con más asiduidad.

Si necesitas aún más info te recomiendo que te pases por Asociación Española de Ecografía Digestiva.

 

49. Protocolo de Abdomen. Relación Hepato-Renal.

Bueno, seguimos con otra de las imágenes más importantes de este protocolo, es la que utilizamos para estudiar la relación existente entre las ecogenicidades de Hígado y Riñón derecho.

Es una imagen cuya técnica es fácil de realizar, y es una imagen que ofrece una gran cantidad de información al Radiólogo, tanto del Hígado como del Riñón Derecho.

Es la última imagen que vamos a sacar donde vamos a estudiar el Hígado, y nos interesa comparar la ecogenicidad de éste con la ecogenicidad del Riñón derecho que tienen que ser iguales.Es decir, la ecogenicidad del parénquima hepático y la ecogenicidad de la corteza renal del Riñón derecho tienen que ser ISOECOGÉNICAS.O lo que es lo mismo, tienen que tener el mismo tono de gris.

¿Qué pasa si son diferentes? bien para saber lo que pasa tienes que esperar un poco, cuando hablemos de la patología, pero te adelanto que el objetivo principal es detectar grasa en el hígado o Esteatosis Hepática.

Técnicamente hablando colocamos a la/el paciente en decúbito supino o ligeramente de lado izquierdo, según nos vaya mejor, la sonda la colocaremos en la línea axilar media y en longitudinal.

Desde ahí buscaremos una imagen moviendo el transductor, según cada anatomía, en la que veamos parte del Hígado y todo el Riñón derecho en longitudinal, esta imagen exactamente:

En la imagen vemos una porción del Lóbulo Hepático derecho y el Riñón derecho en longitudinal.

El hígado ecogénicamente se verá, normalmente, hiperecogénico  y homogéneo.

El Riñón se verá así: La corteza hipoecogénica con respecto al seno renal que se verá hiperecogénico.

Sin embargo, y aquí viene lo importante, la corteza renal y el parénquima hepático tienen que ser isoecogénicos.

Comprender la ecografía anatómica ecográfica es muy importante, te la explico aquí:

Anatomía ecográfica regional.

Entre el Hígado y el Riñón observas una final línea hiperecogénica de separación entre ambas estructuras, es el denominado Espacio de Morrison.

Este espacio es muy importante ecográficamente hablando, porque como dice la explicación del enlace, es uno de los primeros lugares donde veremos líquido ascítico.

Espacio de Morrison.

También podemos ver en la anatomía el Músculo Psoas donde “reposa” el Riñón derecho.

De esta imagen y para finalizar, interesa ver la ecogenicidad de ambas estructuras y compararlas para que el radiólogo pueda interpretar diferentes patologías que puedan estar afectando a esas estructuras.

Isoecogenicidad entre ambos órganos.

Esta es una de las imágenes que más me gusta del protocolo de abdomen, estéticamente es preciosa y además es muy importante una técnica depurada para no tener falsas imágenes y que la interpretación radiológica sea la mejor, para ello es vital tener control absoluto sobre los ajustes ecográficos y conocimientos completos de Semiología ecográfica.

 

 

46. Protocolo de Abdomen. La Vesícula y Vías biliares.

La Vesícula es una de las estructuras más importantes dentro del estudio de Abdomen porque gran cantidad de estudios se van a realizar bajo la sospecha clínica de patologías que tienen que ver con esta estructura. Si bien la Vesícula es una estructura adosada al Hígado, se engloba en el estudio hepático por motivos obvios.

Conocer su anatomía y la de sus conductos nos hará comprender que es una estructura cuya participación en la digestión y en los procesos que se llevan a cabo en el abdomen superior están íntimamente relacionados e interconectados, sobre todo con el Páncreas.

La vesícula es un órgano oval en forma de saco que se divide en: Infundíbulo, Cuerpo y Fundus.

Los conductos biliares se dividen en porción intrahepática y extrahepática.

Los conductos intrahepáticos discurren  en paralelo a las venas porta

La porción extrahepática incluye el conducto hepático común, el colédoco y una porción de los conductos centrales dcho e izdo.

Me parece muy importante que conozcas este detalle de cómo “convive” la Vesícula y sus Conductos con otras estructuras colindantes como la Arteria Hepática, y la Vena Porta en el hilio hepático, porque ecográficamente son estructuras milimétricas, en ocasiones virtualmente invisibles, pero vitales.

El Colédoco es una estructura muy importante, también se la conoce como vía biliar extrahepática y discurre paralela y anterior (ecográficamente hablando) a la Vena Porta Extrahepática en el hilio hepático.El Colédoco es una estructura que en ocasiones no vemos en ecografía ya que se estima que por cada 10 años que cumple un ser humano, la estructura crece 1 mm, por tanto es normal que en edades menores de la treintena, no lo veamos.

La Porta es nuestra guía para controlar al Colédoco y junto a ellos, muy pequeña, la Arteria Hepática, desconocida, pero que se visualizan siempre juntos y hay que saber distinguir, las estructuras vasculares, Porta y Arteria Hepática del Colédoco, ¿pero cómo?, muy fácil, con el Doppler Color, Vena y Arteria tienen flujo, el Colédoco, no.

Para el estudio de la Vesícula es incondicional las ayunas de la/el paciente.

El estudio ecográfico de la vesícula se tiene que realizar haciendo un corte longitudinal (negro) y transverso (verde) de la estructura, como en la imagen siguiente, el colédoco por su parte, debe verse, si se viera, paralelo en un corto espacio, a la Porta extrahepática, como dos estructuras alargadas.

Para visualizar la Vesícula pediremos a la/el paciente que esté en inspiración forzada, realizaremos un corte sobre el eje largo de la vesícula (negro) y otro sobre su eje corto (verde), longitudinal y transverso respectivamente.

Ecográficamente la Vesícula tiene un aspecto sacular y anecoico de paredes finas.Puede tener varias presentaciones anatómicas todas ellas normales, es decir, su forma, aunque sacular y normal, no siempre es igual, varía entre pacientes. Obsérvese el pictograma.

Visualización normal Vesícula Biliar.

El Colédoco es por su parte, ecográficamente, anecoico y alargado, pero serpenteante en ocasiones.

Colédoco marcado con línea blanca.

El Conducto hepático común es anatómicamente hablando un gran desconocido para los Técnicos, pero acompaña a la Porta Intrahepática, no suele visualizarse ecográficamente, y si lo hace se identifica como una doble vía y está en relación con procesos patológicos hepáticos.

Para el estudio de la Vía Biliar Extrahepática o Colédoco realizaremos un corte para sagital al eje largo de la Línea Alba (negro) y para ver la Vía Biliar Intrahepática, lo haremos axial o para axial al cuerpo (rojo), siempre en función de la estructuras como la imagen que ves a continuación y recomiendo realizar este estudio y el de la Vesícula tanto en decúbito supino como en decúbito lateral izquierdo y escoger las mejores visualizaciones para realizar las fotos.

Porta Intrahepática.
Porta Extrahepática.

En ambas imágenes superiores, tanto vía biliar intrahepática como la extrahepática acompañarían a ambas porciones de la Vena Porta. En la siguiente imagen vemos Porta Intrahepática con la Vía biliar intrahepática acompañando al vaso, anterior y ambas imágenes paralelas de aspecto ecográfico normal y anecoico, claro está.

Imagen de doble vía.

Ahora con textos:

En la siguiente imagen, Vesícula, Vía Biliar Extrahepática y pequeña porción de Vena Porta:

Ahora, con textos…

Cuando hablemos de la patología biliar conoceremos mucho más y veremos más de la imágenes, pero hoy solo importaba la técnica y el aspecto ecográfico.

Post de difícil comprensión por la gran cantidad de información.

Vital la comprensión de la anatomía y sus interrelaciones.

Para el protocolo, nos guardamos la foto de ambas Venas Portas y eventual visualización de las vías biliares correspondientes y por supuesto la foto de la Vesícula Biliar.

Seguimos…

45. Protocolo de Abdomen. Suprahepáticas.

Las venas Suprahepáticas son vasos que van a parar a la Cava llevando sangre “sucia”. Es primordial conocer su Anatomía. básicamente tenemos que saber en que se dividen en 3 bloques, Izquierda, Intermedia o media y Derecha, como tres bloques principales, luego, como si de ramas de un árbol se tratase, se subdividen según cada anatomía, así:

Disposición Anatómica.

Si observas en la imagen, el Hígado está protegido por la parrilla costal, las Suprahepáticas son proximales y por tanto para poder estudiarlas tendremos que apoyarnos en el reborde costal inferior y angularnos para poder estudiarlas, ya que justo encima de ellas es imposible virtualmente debido a las interfases provocadas por el hueso de las costillas, es decir, nos tenemos que colocar así:

Esta imagen es el secreto de la imagen de hoy y cómo conseguirla. Localiza el reborde costal, tócalo, coloca el transductor paralelo a él, angula como si pusieses el transductor casi paralelo a la piel del paciente y busca las Suprahepáticas sabiendo su disposición anatómica, el resultado, este:

Anatomía ecográfica.

Respecto de la imagen anatómica puede parecer que la imagen está al revés, pero piensa que donde apoyamos la sonda es la zona superficial de la imagen ecográfica y la parte más profunda de la imagen correspondería con la anatomía que nos interesa estudiar.

Vuelvo a recordar, aquí los cortes son en extricta referencia a la estructura estudiada, no son cortes puros a los ejes del abdomen.

El aspecto ecográfico son de estructuras anecoicas, sin un marcado perfil hiperecogénico al contrario que la Porta, alargadas e intrahepáticas que se subdividen en ramas partiendo de tres ejes principales.

Estas dos imágenes son la base del post de hoy junto con el posicionamiento de la sonda…

Ahora bien, recomiendo enfervorecidamente el estudio de cada una de las suprahepáticas de modo individual, y empezamos por la Suprahepática Izquierda. Para ello colocaremos la sonda como para el estudio del post anterior y la angularemos en función de la anatomía de la Suprahepática Izquierda, es decir, así:

colocación en longitudinal oblicuo de la sonda (amarillo).

y tenemos que obtener este resultado:

Suprahepática Izquierda.

Obsérvese en la imagen el pictograma.

Para la media y la suprahepática derecha se puede usar la colocación base, la primera que he contado e ir buscando cada una de forma individualizadamente hasta conseguir desplegarlas y lograr una imagen como esta:

Detalle suprahepática derecha. Obsérvese el pictograma de la imagen.

Cuando nos enfrentamos a anatomías complicadas, hígados subcostales, mucho gás abdominal, etc, es interesante pedirle a la/el paciente que adopte la posición en decúbito lateral izquierdo para obtener los resultados más óptimos posibles, colocando nuestra sonda igual que si estuviese en decúbito supino. Y por cierto, en ocasiones podemos ver estos vasos mejor en apnea que en inspiración, pero siempre hay que probar ambas opciones.

Estos vasos pueden verse excesivamente grandes cuando hay patologías congestivas cardiacas y pueden llegar a llamar la atención por lo “llamativamente grandes que se ven”, ojo, que es un signo de patología en este caso de posible origen cardiaco, pero corresponde al Radiólogo la valoración, eso sí, nosotros siempre atentos a cosas “no normales”.

Muy interesante estos vasos, cuya circulación sanguínea aleja la sangre de la sonda y por tanto si aplicamos el modo de trabajo doppler color, veremos que su imagen es azul..

Detalle del color debido a la circulación sanguínea respecto de la sonda.

 

44. Protocolo de Abdomen. Cava y Aorta.

Hoy toca hablar del corte donde estudiaremos dos vasos principales del abdomen,son Aorta Abdominal y la Vena Cava Inferior.

Este corte que vamos a hacer de cada una de ellas es una primera vista, ya que ambas volverán a ser estudiadas más adelante en el mismo protocolo, pero yo recomiendo una primera visualización de ellas en el contexto del estudio del Lóbulo Hepático Izquierdo por proximidad regional.

Estudiamos estas dos estructuras vasculares en transverso y longitudinal aunque la foto que quede para el protocolo sea, en ambos vasos, solo los cortes longitudinales. Es decir, a los cortes de Páncreas y Ramas Portales Izquierdas vamos a sumarle estas dos imágenes en corte longitudinal.

Para ello, dispondremos nuestro transductor en longitudinal o sagital al cuerpo, desde Apéndice Xifoides y en Línea Alba, partiendo del corte axial que realizamos para el estudio de Ramas Izquierdas Portales y lo ejecutamos girando nuestro transductor 90º en sentido horario. En la imagen siguiente pasaríamos de línea amarilla a línea negra girando la sonda 90º hacia la cabeza de la/el paciente. Esta es la imagen:

Línea negra para estudio de Ao y V.Cava inferior.

Ahora tenemos la sonda en línea media, a la izquierda de la/el paciente, la Aorta y a la derecha la Cava. Bien, solo tenemos que angular levemente la sonda hacia la izquierda partiendo de la vertical pura en la Línea Alba para ver la Aorta en longitudinal, y cuando la tengamos nítida, podemos hacer foto. Del mismo modo, recuperando la verticalidad de la sonda angularemos ligeramente a la derecha y encontraremos la Cava.

Detalle angulación respecto de la vertical para estudio de Cava.

Estas son las imágenes que tenemos que guardar:

Aorta

La Aorta se observa ecográficamente anecoica, alargada. No es depresible con la presión de la sonda y tiene latido si nos detenemos a observarla.Está muy próxima al Hígado, pero separada ligeramente. Podemos observar arterias que parten de la Aorta en ese tramo, como son El Tronco Celiaco y la Mesentérica Superior.

Cava Inferior

La Vena Cava Inferior entra en el corazón con sangre “sucia” y es ese instante el que tenemos que fotografiar. Ecográficamente es anecoica, alargada, ligeramente abombada y físicamente es depresible por compresión. En este corte podemos ver la llegada de la Vena Suprahepática Izquierda que en algunos casos podemos sacarla incluida en este corte, pero yo he preferido estudiarla en el contexto del estudio ecográfico de las Suprahepáticas. Podemos observar que esta vena está en íntimo contacto con el Hígado.

Observaremos también en transverso, pero como he dicho antes, para el protocolo nos quedamos con estas dos imágenes en longitudinal.

Son fáciles de conseguir, en ocasiones lo lograremos con inspiración profunda de la/el paciente, pero otras veces, y sobre todo la Cava, la veremos mucho mejor en espiración.


Bien, aprovecho este post para responder a mensajes que me llegan solicitándome posición exacta del transductor para la consecución de las imágenes y aclarar unos conceptos:

  1. La colocación de la sonda no te asegura que vayas a conseguir la imagen que perseguimos, porque cada anatomía de cada paciente es diferente y por tanto yo solo puedo ofrecerte una localización aproximada. Ni los mejores tutoriales de ecografía te van a ofrecer esa posibilidad porque la técnica se consigue a base de repeticiones y teniendo claras tres cosas vitales:
    • Cómo colocar la sonda
    • La anatomía a estudio 
    • La imagen que tienes que conseguir
      • Con estas tres premisas y solo a base de repeticiones y estudios podrás depurar la técnica y conseguir dichas imágenes perfectas.
  2. Cualquier Técnico que empieza en ecografía tiene un periodo de aprendizaje, mayor o menor dependiendo de su capacidad y del volumen de estudios que haga, igual le pasa a un residente de radiología, la técnica se aprende y solo se llega a una perfecta ejecución de ésta con la práctica.
  3. Desgraciadamente no hay una varita mágica, no funciona así, como cuando aprendemos a caminar, necesitamos a alguien que nos aguante en pie un poco primero y nos levante cuando nos caemos, cuando ya sabemos caminar…entonces olvidamos a quien nos enseñó…jejejeje… Mucho ánimo y recordad “Insistir e insistir hasta conseguir…”

Por cierto, siempre tenemos que sacar imágenes perfectas, es nuestro objetivo, nos pagan por ello, pero haciendo ecografía solo sacamos  una foto de aquello que estamos estudiando, registrando, barriendo o escaneando con nuestra vista, es decir, sacamos una imagen, pero hemos visto cientos para sacar la mejor…siempre buscando hallazgos anormales, siempre atentos 100% a lo que vemos, sacándoles máximo partido al equipo y a las características acústicas de la/el paciente y sabiendo que sacamos una foto, pero estudiamos toda la estructura de la que sacamos esa foto…No somos, ni mucho menos, simples fotógrafos.Exigencia, mucha exigencia y autocrítica para mejorar.