5. Magnitudes de la Onda. Otras Magnitudes.

Estudiado y comprendida la Frecuencia, vamos a desgranar otra serie de magnitudes que debemos conocer.

Son la Longitud, la Amplitud y la Velocidad de propagación de la Onda de ultrasonidos.

Volvemos al punto 4, donde hablábamos de la frecuencia, tan importante ella, y tenemos que diferenciar muy bien entre frecuencias altas y frecuencias bajas.

Como se ve en la gráfica, las frecuencias bajas separan más los valles y los picos que en las frecuencias altas que se aproximan mucho más. La separación entre los picos de la onda, por ejemplo, es la longitud de onda. Tendremos entonces que:

Longitud de onda: Es la distancia entre los puntos correspondientes de una curva de presión – tiempo, y se representa con la letra griega Lambda que es una “V” invertida. (distancia entre picos ).

Amplitud de onda: Es la máxima distancia que se desplaza una molécula desde su estado normal.

Velocidad de propagación: Es el espacio que recorre la onda por unidad de tiempo.

En la gráfica que observamos a continuación vemos su representación.

La velocidad de propagación de la onda de ultrasonido en un medio determinado es constante. La velocidad se modifica cuando la onda pasa de un medio a otro.

Esta velocidad  con la que se desplaza la onda, también conocida como ondas de presión a través de los tejidos que estemos explorando se va a ver potentemente influenciada por las propias características físicas de los tejidos en cuestión, me explico,  la velocidad de propagación se puede ver alterada por la resistencia que oponga el medio atravesado, que a la vez, se relaciona irremediablemente con la densidad del propio medio, su temperatura, la presión y su rigidez o elasticidad.

Podemos decir por tanto, con los datos que hemos manejado en el apartado 4 y 5 que:

Velocidad (V) = Longitud de onda X Frecuencia

Además…y muy importante, Longitud de onda y Frecuencia son inversamente proporcionales, si disminuye la longitud de onda, aumenta la frecuencia, como hemos visto en la primera gráfica de este capítulo.

En el ser humano la velocidad de propagación es de 1540 m/s. Pero este dato es una constante asumida, ya que por ejemplo, tenemos que en la grasa la velocidad es de 1450 m/s, en la sangre, 1570 m/s y como dispares, pero muy importantes, el aire corporal, donde la onda viaja a tan solo 330 m/s o el hueso que lo hace a 4080 m/s.

Para finalizar y a modo de resumen tenemos que las magnitudes de la onda son:

Frecuencia, Periodo, Amplitud de Onda, Longitud de Onda y Velocidad de propagación.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s