7. Las Interfases y sus efectos.

Hemos vistos que las interfases son las uniones de tejidos de diferente impedancia, además sabemos que según sea la interfase, el efecto sobre el haz ultrasónico va a variar. Hasta aquí bien, pero debemos conocer los efectos que se dan en estas interfases y comprenderemos también un poco mejor como funcionan.

En una interfase se pueden dar varios efectos, los detallamos:

La Reflexión: Cuando un haz incidente llega a una interfase puede verse reflejado, básicamente de dos formas, según sea la interfase.

Si la interfase es lisa y amplia y las impedancias de los tejidos que las forman son muy diferentes tendremos que gran parte de ese haz se verá reflejado hacia el transductor que es desde donde partió el haz incidente. En estas interfases es importante el ángulo de insonación ya que este tipo de interfases solo devolverán ecos de retorno cuando el haz sea perpendicular a la interfase. Estas interfases se conocen como especulares. 

Es calculable, aunque en este caso me parece poco relevante su conocimiento, la energía reflejada en una interfase especular, mediante el coeficiente de reflexión.

Si la interfase no es tan acusada o las impedancias de los tejidos que la forman es similar puede darse una reflexión difusa donde el haz incidente va a transmitir esa energía en muchas direcciones, con lo cual solo una pequeña parte de la energía del haz incidente va a convertirse en un eco de retorno aprovechable.

La Refracción: Cuando el haz incidente encuentra una interfase donde la velocidad de propagación es diferente puede observarse un cambio de dirección en la onda ultrasónica.

La refracción es un efecto muy importante ya que puede ser un problema a la hora de hacer  registros erróneos en la imagen, ya que el equipo puede detectar un eco de retorno que venga de un lugar distinto al que se representa en la pantalla.

Así podemos entender como se comporta un haz cuando llega a una interfase.

A efecto de formación de imagen válida es la reflexión en contra de la refracción la que se lleva el protagonismo en este aspecto.

Atenuación: Este es otro efecto típico que se produce cuando la energía del haz se desplaza en un medio homogéneo, ya que al desplazarse este haz, está realizando un trabajo y por lo tanto esa energía se va a convertir en calor, además es fácil de comprender que a medida que atraviesa un tejido el haz ultrasónico se pierde energía ya que la onda ultrasónica va disminuyendo su amplitud a medida que se separa de su punto de partida. Además los ecos de retorno serán mucho más débiles en profundidad que más cerca del transdutor, lógicamente.

Los medios líquidos atenuan muy poco o nada la energía del haz ultrasónico, pero el gas y el hueso hacen que la penetración del haz sea muy difícil y por tanto su poder atenuador es elevadísimo.

La Absorción: Hemos contado en la atenuación que una parte de la energía se transforma en calor, es decir, que el tejido por donde pasa el haz ultrasónico absorbe en calor, parte de esa energía.

Con transductores de frecuencias altas observaremos una atenuación mayor que en estudios realizados con transductores de frecuencia bajas, pero esto ya es adelantarme demasiado…

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s